26 oct. 2014

Deux côtes opposúx [Parte 4]

Contenido +18 ChicoxChico.
Protagonista: Matthew Daniels (Oc) Con el nombre de Miette.
Esto es un relato de varios capítulos de ficción basado en una guerra, en un universo totalmente inventado. Los personajes y lo que sale en este relato es todo ficticio cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. De igual modo, el contenido de este relato puede resultar sensible por su contenido ideológico. Si no te gusta el género chicoxchico, o el echo de que esté ambientado en una guerra, así como posibles escenas pornográficas y/o grotescaste invito a no leer esto. Gracias por la atención.

Puse el descargo de responsabilidades por si acaso. No vaya a ser....

-->Capítulo 1<--
-->Capítulo 2<--
-->Capítulo 3<--
--------------------------------------------------------------------------------------------------

4



Noto como mi garganta se desgarra mientras grito. Pero no es nada. Ese dolor que siento en la garganta no es nada comparado con el resto de mi cuerpo. En apenas unos segundos estaba en el suelo mientras el aceite se extendía por el suelo. Mis pies estaban en ese líquido, ardiendo, como si poco a poco se deshicieran debajo de ese aceite. Y ya no solo los pies, sino que también eran las piernas, sobre todo mi pierna derecha. El aceite que había corrido por el suelo me llegaba ya casi por la altura de la cadera. Mis gritos se rompieron y se transformaron en sollozos. Era la primera vez que sentía ese nivel de dolor. Mis lágrimas empiezan a caer sin cesar mientras que mi pecho se mueve de manera rápida, como dando pequeños espasmos, a causa de los sollozos. Notaba mis piernas quemándose poco a poco. Era tanto el dolor que sentía... tan intenso... Me sentía mareado, sentía que en cualquier momento vomitaría lo poco que tenía en el estómago. Bajo mis manos y empujo mi cuerpo con las manos hacia atrás. Todo lo que puedo hasta que el mismo roce de la arena me arranca un nuevo alarido de dolor. Si me quedaba, me quemaría más... pero si me intentaba arrastrar lejos, me haría más daño.



23 oct. 2014

Deux côtes opposúx [Parte 3]

Contenido +18 ChicoxChico.
Protagonista: Matthew Daniels (Oc) Con el nombre de Miette.
Esto es un relato de varios capítulos de ficción basado en una guerra, en un universo totalmente inventado. Los personajes y lo que sale en este relato es todo ficticio cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. De igual modo, el contenido de este relato puede resultar sensible por su contenido ideológico. Si no te gusta el género chicoxchico, o el echo de que esté ambientado en una guerra, así como posibles escenas pornográficas y/o grotescaste invito a no leer esto. Gracias por la atención.

Puse el descargo de responsabilidades por si acaso. No vaya a ser....

-->Capítulo 1<--
-->Capítulo 2<--
--------------------------------------------------------------------------------------------------

3

Desperté con un terrible dolor en el cuerpo y la arena clavada en mi brazo, el cual, empezaba a temer, que se me estaba empezando a dormir. Mi visión era borrosa en ese instante pero pude adivinar que a mi alrededor no había nada. Bueno, eso de que no había nada... más bien no veía nada. La oscuridad me rodeaba en ese momento y el silencio también. Noté un escalofrío en mi espalda y abrí mucho los ojos, apoyando las palmas de mis manos en el suelo y poniéndome de rodillas para pegarme a alguna pared, notando como algo resbalaba de mis hombros a mis piernas y, a su vez, como algo tiraba de mi pierna para impedir movimiento alguno. Parpadeé un poco, notando el frío calarme hasta los huesos y miré hacia abajo sin distinguir apenas una mancha negra, un poco más oscura que el resto de la estancia. Moví mi cabeza mirando a mi alrededor cuando mis ojos se fueron acostumbrando a la oscuridad, distinguiendo los objetos como manchas negras en un entorno gris oscuro. Se podía decir, entonces, que hablar de oscuridad era un termino inapropiado para este momento y que sería mejor denominarlo penumbra, pero creo que ha quedado bastante claro lo que quería decir en ese momento. Bajé mis manos a mis piernas y toqué la tela que había caído sobre estas. La palpé y la moví un poco notando que era una chaqueta. Parpadeé un poco, sorprendido y miré a mi alrededor. ¿Por qué tenía una chaqueta encima de mi? Era raro... pero ¿para que mentir? Ahora que notaba el frío a mi alrededor, no iba a tirar la chaqueta hacia otro lado, por muy de mi enemigo que fuera.