8 mar. 2014

[Au/Matt]Reencuentro del pasado

Notas:
-Ante todo, este relato es original y ha salido de mi enferma mente en un momento de aburrimiento que no me lo creía ni yo, así que cualquier cosa que suceda, o deje de suceder, los personajes, y todo contenido de esta cosa extraña y amorfa historia pertenecen enteramente a mi persona. He dicho.
Narrador: Matt
Tiempo: Tres años más adelante de conocer a Lorcan en el Internado.
Contenido ChicoxChico. Si no gustas del género, te invito a cerrar la página.
[+18] años como mínimo.
Aclaración: Matt y Lorcan se conocieron en un internado. Tras varios sucesos, su relación empezó a ser muy cercana pero no llegaron a ser novios. Antes de formalizarse como pareja, Matt tuvo que volver a su pueblo (se explica más adelante). En la historia principal (forma parte de un rol) Matt vuelve con Lorcan y empieza a pasar todo lo que termina pasando (Matt se vuelve Neko, Lorcan licantropo, forman una familia de seres inmortales, Lorcan pierde su inmortalidad, etc, etc, etc). Pero ¿Que hubiera pasado de no ser así? Este AU retrata lo que podría haber pasado si mi personaje no hubiera vuelto, tres años después de su desaparición. No sé (si, yo no se xD) si esto se quedará como un único capítulo o tendrá una segunda parte (no se yo) pero creo que no ha quedado terriblemente mal o3o..... En fin <3
Disfrutad >w<
----------------------------------------------

La situación... no era agradable. Mi estabilidad y mi máscara habían caído en picado. En otro momento, a lo mejor, estando a solas con Lorcan, mi máscara seguiría en pie, quizás mi estabilidad no hubiera caído aunque si tambaleado. Quizás, si hubiera sido más inteligente... si hubiera luchado por mi felicidad... si mi madre no hubiera salido de la cárcel... si mi madre no hubiera estado presente...

Pero... pero mi madre se encontraba a mi lado, victoriosa, hablando, confesando, recordando. Mis lágrimas salían sin control alguno, no podía hacer nada para pararlas. Sentía como el dolor envolvía mi pecho casi impidiendome respirar con normalidad. De mi garganta salía el aire en forma de sollozos, mis piernas temblaron y perdí la fuerza, cayendo de rodillas al suelo. “Y pensar que estuve enamorado de su hijo” Esas palabras, quizás sin animo de hacer daño, o quizás si, resonaban en mi cabeza una, y otra, y otra, y otra vez. Los sentimientos, los recuerdos, todo aquello que pensaba que había guardado en lo más profundo de mi mente, resurgió. Volvió. Me inundó. Aquel día en la playa, con sus numerosas bromas; mi acercamiento a Lorcan; aquel beso bajo las estrellas, con temor y miedo, haciendo que mi pecho se inundara de felicidad. Todo era parte del pasado. Aunque yo quería y deseaba que se quedara, que fuera de mi presente... aunque yo deseaba con toda mi alma que mi vida y la de Lorcan fueran la misma, que pudiéramos compartir nuestro futuro y presente juntos.... Pero no era más que un sueño, una ilusión. Una amarga ilusión. Los recuerdos que hace tres años me parecían agradables, los recuerdos que por aquel entonces me inundaban de felicidad plena, ahora solo me causaban dolor. Ahora no eran más que un recordatorio de los sentimientos que quería que hubieran florecido, no eran más que el recuerdo de que esa ilusión jamás se convertiría en realidad. Que solo era el pasado... y que esos sentimientos se habían quedado en el pasado, quizás para siempre. Pero... ¿y mi futuro y mi presente? ¿Donde había quedado su valor= Todo perdido cuando mi nombre estufo sobre el papel de aquel contrato. Mis sueños rotos cuando mi madre me obligó a probar aquello. Mi cuerpo inutilizado y completamente inservible a causa de las drogas que me había metido mi madre en el cuerpo. Un simple consolador andante para cualquier persona que me viera, o que me llamara o que simplemente quisiera engañar a su pareja. No era más que eso. De haber podido valer algo, mi vida había pasado a no valer nada. Sin darme cuenta, mi vida era ahora una mierda.